ESTE TEXTO SÓLO ES UN COMIENZO ...

IV  El método del SPK

13. Agitación como unidad del trabajo "terapéutico", científico y político

La necesidad de entender y manejar los momentos económicos, sociológicos, psicológicos, médicos y políticos unidos en la realidad de la enfermedad es determinante para la organización de la  práctica del SPK. El trabajo "terapéutico", científico y político se condicionan y se compenetran. Después de que el sistema de categorías de la dialéctica radical y de la economía política de Marx junto con los elementos progresivos del psicoanálisis habían resultado como el método por antonomasia*, fueron socializadas estas herramientas en el contexto de la agitación personal y la agitación en grupo y los grupos de trabajo científico. El origen de estas formas está determinado históricamente por el modo del nacimiento y el desarrollo del SPK en la Universidad de Heidelberg, y no es transferible sin más ni más a otras autoorganizaciones socialistas. Nuestras declaraciones sobre enfermedad como fuerza productiva, como factor económico y político tienen que ser examinadas en la práctica por otras autoorganizaciones socialistas bajo la determinación de la enfermedad y tienen que ser desarrolladas y elaboradas de nuevo orientándose por las necesidades de esos enfermos. Todo lo que hemos elaborado en este texto no es nada más que la expresión de lo que los pacientes del SPK de Heidelberg, la primera autoorganización de pacientes de la R.F.A. y (que nosotros sepamos) del mundo, han elaborado durante un año y medio de práctica colectiva. El estudio colectivo de estas declaraciones activará el desarrollo continuo de la autoorganización de los enfermos como fuerza política revolucionaria en el sentido del expansionismo multifocal.

* Todas las relaciones que se manifiestan, conforme al esquema tradicional psicoanalítico, en la situación agitadora entre los compañeros de la agitación personal y dentro de la agitación en grupo, todas estas relaciones como transferencia, contratransferencia, proyección, resistencia etc., y también los así llamados conflictos de autoridad eran solucionados y entendidos conforme a las categorías del valor de uso y del valor de cambio y vencidos [aufgehoben] en el proceso de emancipación, cooperación y solidaridad.

 

14. Aislamiento, detalles, "objetividad", opiniones

Pacientes aislados se convirtieron en el SPK en cooperadores – el principio cooperación. Desde un principio era evidente para todos los pacientes que los contenidos de la agitación personal y de la agitación en grupo solamente tenían importancia para los participantes directos (participantes de la agitación personal y de los grupos) en cuanto se trataba de las llamadas dificultades personales y de las necesidades inmediatas relacionadas con ellas: Según el principio de que estas dificultades "personales" son trabajadas [bearbeitet], objetivadas y generalizadas y no son explotadas y abusadas – como de costumbre – para fomentar parloteos, competencia y condena moral. Practicando este principio como condición indispensable para el desarrollo progresivo del proceso agitador de cada uno de los pacientes, pudo ser elaborada colectivamente la conciencia de la dialéctica de estos detalles (fenómenos) y del conjunto amplio (esencia).

El hecho de que los detalles, los síntomas y los datos son totalmente abstractos y son examinados "sin valoración" ("wertfrei", significa: objetivo) y considerados como más o menos incoherentes o clasificados o puestos en relaciones ya prefabricadas arbitrariamente según el interés del diagnosticador, del periodista, del "científico" – de todo esto consiste efectivamente el esquema diagnóstico de la medicina tradicional hostil a la vida y a la verdad, la "objetividad" de la información de la prensa y el positivismo de los juristas y de los "científicos". Toda la "objetividad" de los medios de comunicación consiste en la afirmación del papel de objeto total de cada uno, y en la clasificación de todos los hechos en un esquema categorial determinado por los intereses de los agentes del aumento de las ganancias y de la acumulación del capital. La llamada objetividad de los medios de comunicación es un instrumento de represión del capitalismo y está caracterizada por la separación aparente [scheinbar] de opinión e interés por un lado, y hechos por otra parte. Lo que es opinión y lo que es hecho es definido por los productores de la opinión que son agentes del capitalismo. Los hechos son arrancados de sus relaciones y contextos objetivos, históricos y sociales, son despojados de su cualidad de ser hechos producidos (factum en latín significa: ser hecho*) y presentados a un "público" abstracto como "cruda realidad". Cuando alguien está hablando sin ton ni son: "Contemplemos imparcialmente y sin pasión la cruda realidad," entonces sabemos nosotros de que tratamos con un desesperadamente abobado o con un criminal que constituye un peligro público.

* En el alemán la expresión Faktum en vez de el hecho exige una explicación que no parece totalmente indispensable tampoco en el español; NdT

Las opiniones que son sugeridas al lector, al oyente, al espectador parecen como verdad general cuya significación está determinada por el título y la celebridad del que opina, por la etiqueta "capacidad científica" ["Sach- und Fachautoritaet"].

El "hombre del pueblo"* es invitado a expresar su opinión. La pretendida libertad de la opinión (elecciones, sondeo de la opinión) es coacción, violencia contra los desposeídos, porque lo que se impone como opinión es el interés de los que tienen en su poder de disposición los medios de producción. En tanto que las opiniones del "hombre común" siguen siendo opiniones, éstas son inofensivas para los Flicks y Abs, para el sistema establecido. En lugar de la opinión ineficaz de los aislados** hay que desarrollar la conciencia colectiva. El pensamiento sigue siendo teoría solamente en tanto que está sólo en una cabeza o en pocas cabezas aisladas. Cuando está en las cabezas de muchos, quiere decir de los que comunican y cooperan unos con otros, entonces ya es práctica.

* Véase sobre esto: Rede an den kleinen Mann (Discurso al Hombre Común) de Wilhelm Reich, 1946.

** Acordémonos: Cada uno es en este sistema un ser aislado. El in-dividuo todavía no existe verdaderamente hasta hoy. Crear las condiciones de vida para que los individuos puedan realmente existir, esto es efectivamente una de las tareas revolucionarias.

 

15. Agitación personal y agitación en grupo

La agitación personal se orienta por las necesidades expresadas, por los problemas, los achaques, las dificultades de un paciente determinado, así como éstas se los presentan a él mismo, y como los presenta a través de su lenguaje y su modo de expresarse [Ausdrucksverhalten]. El contenido de los esfuerzos comunes de los compañeros de agitación durante la agitación personal es tanto la manera de expresarse del paciente (por ejemplo: La inhibición o el actuar [agieren]) – la forma – como el material y los contenidos mismos que expresa el paciente.

La agitación en grupo no se dedica desde un principio a un paciente determinado. Los contenidos de la agitación en grupo son determinados colectivamente rigiendo el principio que la agitación de grupo se orienta siempre al miembro más débil del grupo. Aquí por tanto es la forma – el proceso de grupo en conjunto – el elemento más determinante. El miembro más débil de un grupo de agitación no es necesariamente el miembro del grupo que dice poquísimo o no dice absolutamente nada. Puede ser también el que trata de evitar la revelación de sus dificultades verdaderas ante los otros miembros del grupo, hablando muchísimo o el que quiere esconder de este modo ante sí mismo y ante los otros su incapacidad de comunicarse.

El entendimiento del proceso de grupo vuelve a ser entonces el contenido de la agitación personal, quiere decir que las angustias, las inhibiciones y resistencias de cada uno las que se producen en relación con la agitación en grupo, tienen que ser trabajadas y entendidas en la agitación personal. La base para trabajar sobre las dificultades de cada uno no era el esquema interpretativo de los sistemas tradicionales psiquiátricos-psicoanalíticos (que consideran como eternamente invariables las condiciones sociales – la familia, las condiciones de trabajo etc.), sino los cambios ya realizados por el colectivo y los cambios que todavía quedaban por realizar.

Para el nuevo paciente el primer paso fue la agitación personal con un portador de funciones médicas del colectivo. El reconocimiento de ingreso [Aufnahmeuntersuchung] sirvió tanto para aclarar asuntos médicos generales y psiquiátricos-neurológicos como para la información mutua entre el paciente y el portador de funciones médicas sobre los motivos del paciente y el modo de trabajo del Colectivo de Pacientes. Estuvo previsto que la mayor parte o todos participaran tanto en la agitación personal como en la agitación en grupo. Si fue necesario, organizamos nuevos grupos (como máximo doce pacientes). Agitación en grupo sin agitación personal estuvo excluida por principio.

El trabajo del SPK tenía lugar durante siete días a la semana. Los locales de trabajo estaban ocupados continuamente durante 24 horas, día y noche. También fuera de las consultas de ingreso, de las agitaciones personales y en grupo, de los grupos de trabajo científico, algunos pacientes siempre estaban presentes para estar a la disposición de casos de emergencia. Un portador de funciones médicas siempre estaba dispuesto a demanda por teléfono en cada momento. Para los pacientes recién ingresados no había tiempos de espera improductivos: Podían ser admitidos el mismo día que venían al SPK. Por principio eran admitidos todos. Correspondiente a la situación de la psiquiatría, la mayor parte de los pacientes recién ingresados era tal:

  1. que en razón de su situación económica no se podían permitir un tratamiento por un especialista establecido, o sea que ya habían terminado tal tratamiento – quizá en forma de una estancia en una institución,

  2. que habían sido rechazados por las instituciones estatales (policlínica entre otras) o remitidos a las listas de espera de medio año y más de duración o enviados directamente al SPK y

  3. para los que no entraba en consideración una terapia tradicional por su actitud política.

La agitación en grupo tenía lugar una vez a la semana en un día determinado a una hora fija en la misma habitación durante dos horas.

En cada grupo de agitación había unos pacientes que ya habían participado en el proceso agitador al menos durante tres meses. Eran, en el sentido del expansionismo multifocal, un foco hacia adentro quienes sintetizaban en conceptos claros [auf den Begriff bringen] las maneras de comportarse y de expresarse de los miembros del grupo, las que al principio fueron solamente fenómenos, mientras ellos mismos aprendían a concebir al grupo como foco de sus propias actividades y manifestaciones. Esto era un proceso progresivo recíproco. Protagonistas de grupo, es decir jerarquías, comparable con el "dinamismo grupal", no se podían formar con este método.

Las agitaciones personales entre los compañeros de agitación tenían lugar una vez o varias veces a la semana, según las necesidades y el tiempo disponible. Su duración dependía de las necesidades del paciente de cuyos síntomas se trataba y del tiempo disponible de los compañeros de agitación teniendo en cuenta a los otros pacientes que querían hacer agitación personal con el mismo compañero de agitación.

En los grupos de trabajo científico todos los pacientes podían adquirir poco a poco los fundamentos teóricos para estar a la disposición de nuevos pacientes como compañero de agitación. El tiempo de adquisición de las experiencias necesarias para una función "activa" en la agitación personal y de grupo como en los grupos de trabajo científico variaba correspondiendo a la participación del paciente respectivo, por regla general duraba al menos tres meses. Así podían ingresar permanentemente nuevos pacientes correspondiente a la afluencia.

Poco antes de que nuestros adversarios médicos y la policía pararan nuestro trabajo, el SPK tenía en cifras redondas 500 pacientes y ya existió la capacidad receptiva para al menos 500 pacientes más. Lo que hacía falta urgentemente eran locales y dinero. En cada reunión del grupo cada paciente que era capaz, conforme a su situación financiera, pagaba 5 marcos en la caja colectiva. Lo más interesante, totalmente al contrario de la terapia institucionalizada, no consistía en pagar o no, hacer deudas o no, sino en aprender colectivamente la función del dinero en esta sociedad como instrumento de la represión casi insensible, evidente y sin historia, es decir sin comienzo y aparentemente justo y sin fin. Este fondo se administraba colectivamente y se utilizaba exclusivamente para la adquisición de medicamentos urgentemente necesarios – tenidos por indispensables, pero sólo durante los primeros días o digamos semanas del comienzo del SPK – y para los trabajos de informaciones públicas precisos contra los ataques y las vejaciones permanentes de la facultad Médica, de la burocracia del ministerio de Cultura y de la universidad.

Los grupos de trabajo del SPK tenían lugar regularmente una vez a la semana a horas fijas en los locales del SPK. Duraban al menos dos horas, su número de participantes variaba entre diez y treinta. Estos grupos de trabajo estaban abiertos a todo el mundo, es decir que también gente que no eran miembros del SPK podían participar. Durante los últimos meses del SPK había catorce grupos de trabajo científico semanales.*

* Durante los fines de semana – los sábados y los domingos – tenían lugar respectivamente tres agitaciones de grupo y tres círculos de trabajo porque muchos que ejercían una profesión no podían venir de lunes a viernes a causa de sus obligaciones laborales o familiares.

 

16. Las funciones de "asistencia social" del SPK

La agitación continua en el SPK se completaba por asumir funciones de "asistencia social": Por ejemplo la ayuda práctica para resolver problemas de viviendas y de familia, o sea por ejemplo para superar problemas entre parejas y cónyuges en visitas a domicilio y conversaciones con las parejas; cuidar de los niños durante las actividades profesionales o durante las actividades de los padres en el SPK; conversaciones con padres y cónyuges que no estaban en el SPK. La dimensión y el contenido de las dificultades que se manifestaban, a menudo eran determinados por las difamaciones contra los pacientes en la prensa y en la radio que eran encabezadas por la facultad Médica de la universidad y por el ministerio de Cultura. Estas difamaciones acompañaban el trabajo del SPK a partir de su nacimiento. La ayuda ocasional para alumnos y estudiantes (exámenes) en situaciones agudas de emergencia las cuales se producían a través de la opresión institucionalizada en las fábricas de súbditos, que son la escuela y la universidad, esta ayuda mediante clases particulares también formaba parte de las funciones de "asistencia social" del SPK.

Desde un principio estas actividades no podían ser institucionalizadas en el SPK porque el rectorado no había cumplido su promesa, hecha en el "compromiso" a finales de febrero de 1970, de encargarse de los gastos para un puesto de asistente social, tampoco había cumplido su promesa de la prescripción libre [freie Rezeptur], sino que la había saboteado activamente en colaboración con la facultad Médica.

Pero en el proceso de la práctica agitadora intensa del SPK las necesidades de la mayor parte de los pacientes de tal ayuda podían ser reducidas, sobre todo porque los afectados experimentaban de una manera sensual y concreta que eso no era nada más que una intervención de crisis.

Así se transformaban las funciones de "asistencia social" dentro del SPK progresivamente en una agitación del SPK hacia afuera , quiere decir que en el lugar de residencia y en la familia y en el lugar de trabajo los pacientes estaban en condiciones de entenderse con los alquiladores, los coinquilinos, los familiares y los colegas de trabajo y también de actuar de un modo productivo y agitador en su entorno respectivo.

De esta manera se realizaba el principio del expansionismo multifocal en el cual cada paciente llegó a ser un foco en el sentido doble como foco [Brennpunkt] y fogón [Herd]: Como foco de las contradicciones sociales en la residencia, en la familia y en el lugar de trabajo; como fogón de la conciencia revolucionaria y de la actividad revolucionaria transformando estas contradicciones en conciencia e impulsándolas por medio de la agitación [durch Bewusstmachung und agitatorisches Zuspitzen].

De este modo podían ser impulsados y movilizados colegas de trabajo y algunas veces también familiares. O venían entonces al SPK o trataban de realizar sus necesidades, una vez despertadas y concretizadas, de una práctica colectiva política por el principio de la autoorganización en otra parte.

 

17. Determinación ajena [Fremdbestimmung] – grupos de trabajo científico

Ciencia para el hombre significa: Hacer de los métodos científicos una herramienta para transformar las relaciones de producción hostiles a la vida. Aplicación crítica de los métodos científicos (crítica práctica) significa: Examinar y cambiar los fundamentos y la función de la ciencia burguesa con el método de la dialéctica. La práctica del SPK no debe – lo que ha sucedido a menudo – ser entendida mal como alternativa a la ciencia dominante (la ciencia de los reinantes) o a la psiquiatría burguesa: Más bien la práctica del SPK implica la reflexión crítica, la abolición tendente [tendenzielle Aufhebung] y la superación de éstas. El punto de partida es el hecho de que todo lo que uno sabe es determinado por la educación y la costumbre en el sentido de la funcionalización total de la energía vital humana a favor del capitalismo (esto se manifiesta en el hecho de que el desarrollo de las relaciones de producción no corresponde al desarrollo de las fuerzas productivas]. De esta determinación ajena [Fremdbestimmung] puede uno darse cuenta y tomar conciencia sólo en el proceso de su transformación y abolición [Aufhebung] desarrollando su lado progresivo el que consiste en la conciencia de los aislados que no tienen nada que perder sino sus cadenas, y en la negación de la determinación ajena [Fremdbestimmung] de los aislados a través de la autorrealización [Selbstverwirklichung] de los enfermos como clase revolucionaria.

A los que no han estudiado en la universidad – y ésta es la mayor parte de la población – para prepararse para su función en el proceso económico (su capacidad de ser explotado, su "profesión"), a éstos se les impone la ciencia – totalmente adecuada a la realidad – como un poder social ajeno, incomprensible, tal vez hostil, al menos incontrolable. Se trata de indagar junto con ellos, partiendo de sus necesidades inmediatas, las contradicciones entre la función efectiva y el valor de uso de la ciencia para el hombre.

Como método apto se ha mostrado la asimilación colectiva de la dialéctica de Hegel y de los fundamentos de la economía política. El contenido de la lectura colectiva y de la discusión en los grupos de trabajo del SPK era: "La fenomenología del espíritu" y la "Ciencia de la lógica" de Hegel, "El capital" de Marx, la "Introducción a la economía nacional" de Luxemburg, "La irrupción de la moral sexual" ["Einbruch der Sexualmoral"] y la "Psicología de las masas del fascismo" de Reich, "Historia y conciencia de clase" de Lúkacs, el "Ensayo sobre el valor de uso" de Kurnitzky. Los textos de Mao, Marcuse, Lenin, Spinoza y otros fueron leídos por muchos pacientes e introducidos en el trabajo colectivo. Las discusiones de los contenidos de los textos se orientaban siempre a la práctica colectiva del SPK y a las experiencias de los pacientes en su lugar de trabajo. En el centro estaba siempre el valor de uso de estos textos; se trataba de su aplicación en la práctica – en contraposición al estilo tradicional de los seminarios universitarios en los cuales es decisivo el valor de cambio de la literatura para "estudios comparativos" según el principio de competetividad: Un modo de trabajo que favorece decisivamente la estructura jerárquica de un seminario con un dirigente de seminario o bien un "director de instrucción socialista".

En los grupos de trabajo del SPK se producía a través del texto, al parecer difícil, una polarización entre los que creían o pretendían entender de golpe su contenido y los que al principio fueron paralizados por una verbosidad en apariencia incomprensible. Partiendo de la conciencia colectiva de la primacía de las necesidades en el trabajo del SPK se producía en esta situación protesta tanto de parte de los universitarios finalmente frustrados, como de parte de los al principio inhibidos y paralizados vencidos por la inflación de palabras e ideas. Se manifestaba así en todos los participantes del grupo de trabajo el papel colectivo de ser objeto relativo a la ciencia en general, y en la protesta contra este papel de ser objeto se fundaba su superación a través de la apropiación colectiva del medio de producción que es la ciencia. Esta apropiación colectiva y el proceso que conduce a ella ya es un paso, un tránsito concreto de la actitud pasiva de consumo al despliegue activo de la unidad dialéctica de consumidor y objeto de consumo, una abolición [Aufhebung] activa e impulsora de la relación sujeto-objeto entre ciencia y hombre a través de la apropiación y la funcionalización de la ciencia orientadas por las necesidades de los pacientes.

 

18. Agitación y acción

Spinoza dice: "Digo que actuamos cuando dentro o fuera de nosotros sucede algo cuya causa suficiente somos nosotros, quiere decir, cuando de nuestra naturaleza resulta algo dentro o fuera de nosotros que puede ser reconocido exclusivamente a través de ella de una manera evidente y distinta; al contrario digo que sufrimos cuando sucede algo dentro de nosotros o resulta algo de nuestra naturaleza de lo cual somos sólo la causa parcial".*

*Spinoza, Ética – capítulo III, "De los afectos".

De lo hasta ahora dicho resulta concluyentemente cómo se desarrolla del sufrimiento la actividad. Las necesidades de cada uno [des Einzelnen] que no son nada más que productos son aceptadas como tales. No pueden ser medidas por criterios aplicados desde fuera, sino en el trabajo colectivo son desarrolladas las contradicciones siendo inmanentes a las necesidades. Así éstas se transforman en actividades y con eso se produce para cada uno la necesidad subjetiva de la revolución de las condiciones existentes. De todo eso hay que concluir y desarrollar que las relaciones entre los aislados son relaciones entre objetos [Objekt-Objekt-Beziehungen]; que el pensamiento y el cuerpo son preprogramados por el capitalismo: que la miseria individual es idéntica a las contradicciones sociales; y que el salto cualitativo del objeto al sujeto del proceso histórico sólo puede ser hecho colectivamente. Así se disuelve la inhibición de la protesta, representada por los síntomas, en la dialéctica entre el individuo y la sociedad. De los afectos inhibidos de los enfermos (quiere decir, de los que sufren conscientemente) son liberadas las energías para convertir el sufrimiento en actividad, y exactamente de esto se compone el explosivo que destrozará el sistema dominante del asesinato permanente. Así la agitación es en sí misma acción, la puesta en marcha del proceso revolucionario como unidad de la conciencia y de la realidad. De este modo la agitación y la acción son idénticas y diferentes, correspondiente a la dialéctica del ser y de la conciencia. Una agitación que surte efecto de esta manera, suscita necesariamente la acción del enemigo de clase y así la agitación se propaga más y más [wird dadurch ueber sich selbst hinausgetrieben].

El enemigo de clase se define justamente por el hecho de que pone en marcha, en público y basándose en leyes, al aparato policíaco, a la burocracia y al ejército contra los que de una manera consecuente desarrollan su actividad de su sufrimiento individual (y producido por la sociedad).